Asombrosa noticia extraída de una reciente entrevista a Tony Iommi, parece que el nuevo presidente tiene gustos finos también en la música

No sabemos si este sorprendente maridaje Trump – Sabbath es bueno o malo para los de Birmingham, lo que si es cierto es que visualizar al presidente en un concierto de Heavy Metal es algo que cuesta un poco de trabajo.

No obstante, en otra de sus formas de representar la diferencia que pretende simbolizar con el establishment, eligió para su campaña uno de los más famosos temas de Twisted Sister. Dee Snider, vocalista y líder del grupo, decidió apoyar a Trump en su campaña y comento en varias ocasiones que “Donald Trump es un auténtico rebelde, así que nuestro tema  “We’re Not Gonna Take It” viene de perlas para apoyar su mensaje y su campaña. Trump me llamó y me preguntó si podía utilizar nuestra canción, lo cual le agradezco. Le respondí que, a pesar de pensar muy distinto en varios asuntos, me remito al momento en que compuse la canción, y de lo que trata, es sobre la rebelión, decir lo que piensas y enfrentarte al sistema. Si alguien lo está haciendo, sin duda que es él.” Aunque posteriormente Snider retirara públicamente su apoyo al presidente electo, y le pidiera que dejara de usar su tema en campaña, el detalle, la elección y el estilo no deja de llamar la atención en un hombre que da más el tipo de fan de Tony Bennett y similares.

Volviendo a la noticia que nos ocupa, Tony Iommi cuenta en declaraciones a The Birmingham Mail,  que Trump se presentó con su hija en uno de sus conciertos, y que pasó al backstage para saludarlos, “Nos fuimos porque teníamos que coger un vuelo. Él llegó detrás del escenario con su hija, pero no nos pudimos quedar para una larga charla con él, ya que no podíamos dejar pasar la programación para nuestro avión. Fue un poco “hola, hola” y nos despedimos.”

En la misma entrevista, el maestro del Riff cuenta que esta gira es muy diferente a lo que estaban acostumbrados. “Todas las cosas son tan diferentes, la forma de viajar, la estancia en el hotel. En realidad es mejor, nos alojamos en los mejores hoteles y los viajes son con avión privado.” También cuenta con cierto aire nostálgico que “Lo que en este momento no tenemos es comunicación entre nosotros. Nos bajamos del avión y vamos hacia el hotel en cuatro coches diferentes, ya que cada uno lleva su seguridad personal en el coche”, dice Iommi. “Entramos en la habitación y, en general, no nos vemos los unos a los otros, a diferencia de hace diez años, cuando íbamos directos a la barra. Todos los demás son alcohólicos en recuperación, así que ahora el único que bebe soy yo. Y así son los últimos días de este viaje. Pero me ha gustado la gira que era todo para mí. Estar al lado de estos tíos es estupendo” asegura el decano del Metal.

Luis B.

También te puede interesar...

Si te gusta esta página compartela con tus amigos