Lo que para muchos es la obra cumbre del cuarteto de Aston, sonaba en las radios por primera vez el mismo día que se lloraba la muerte de Jimi Hendrix.

El 18 de Septiembre de 1970 es para muchos aficionados a la música un día clave. Por una parte nacía una de las obras fundamentales de un nuevo sonido, algo espeluznante, tormentoso y grandioso a la vez, que poco después se llamaría Heavy Metal. Y por otro lado, fallecía el que fuera uno de los músicos más influyentes del siglo XX, el creador de un estilo, de un sonido y de unas formulas musicales que quedarían para siempre impregnadas en la guitarra rock.

Aunque el álbum de debut de la banda había tenido una razonable buena acogida por parte del público británico, la prensa se ensaño. Que la crítica odiaba a Black Sabbath era algo más que evidente, pero el éxito de ventas del primer disco fue un aval suficiente para que Vertigo Records apostara de nuevo por los de Birmingham, y el segundo álbum, “Paranoid”, viera la luz solo siete meses después.

Geezer Butler, bajista y letrista de la banda, rememora esos días: “La música que hacíamos en 1970 era el reflejo de lo que pensábamos y experimentábamos entonces. No tenía que ver con la droga, porque compartíamos algún porro pero no teníamos dinero ni para comprar alcohol. Pero no vivíamos el flower power ni las buenas vibraciones. El movimiento hippy era una mierda para nosotros; de donde veníamos, todo era triste y oscuro”.

Bill Ward recuerda como nació la canción que daría nombre al LP, y que a la postre se convertiría en uno de los grandes clásicos del metal: “No teníamos suficientes canciones y nos pidieron una más. Tony Iommi empezó a tocar los acordes de Paranoid y todos lo seguimos. Nos llevó 20 o 25 minutos terminarla”.

El 18 de Septiembre de 1970, Jimi Hendrix había estado hasta tarde en una fiesta, su novia Monika Dannemann, fue a recogerlo y lo dejó en su apartamento del Hotel Samarkand. Unas horas después James Marshall Hendrix fallecía a los 27 años por aspiración de vómito, debido a una mezcla de somníferos y alcohol.

El Rock nace y muere ese día. No hay duda que los 70s fueron una época gloriosa para la música en general y para el rock and roll en particular. Así fue como empezó todo.

Luis B.

También te puede interesar...

Si te gusta esta página compartela con tus amigos